Tlfno. 619 875 939

Hielo seco para transportar medicamentos

Hielo seco para transportar medicamentos

El hielo seco tiene numerosas características, entre ellas, la capacidad de refrigerar y conservar determinados elementos como, por ejemplo, alimentos. El hielo seco también es útil para transportar medicamentos.

Es evidente que no será necesario el uso de hielo seco para cualquier tipo de medicamentos, ¿verdad? A nadie se le ocurriría comprar hielo seco para conservar unas aspirinas o un sobre de ibuprofeno.

Cuando hablamos del hielo seco para transportar medicamentos hablamos, más bien, de medicamentos que requieren mantenerse a baja temperatura. En este caso, es cuando esta herramienta se vuelve muy útil.

Cómo usar el hielo seco para transportar medicamentos

Antes que nada, conviene recordar que el uso de hielo seco para transportar medicamentos tiene que ser indicado por un especialista. Es decir, solamente nuestro médico podrá decirnos si debemos o no conservar un medicamento con hielo seco pues no todos los medicamentos requieren los mismos métodos o características de conservación.

Si tu médico te ha indicado que puedes o debes usar hielo seco para transportar medicamentos y refrigerarlos, hay que tener en cuenta que estos no deben ponerse en contacto directo con el hielo seco, menos aún si viene empaquetada en recipiente de vidrio. Hay que crear siempre una barrera entre la medicina y el hielo seco.

Es lógico que, si necesitas transportar tus medicamentos en hielo seco es porque debes moverte de un lugar a otro. Pueden ser trayectos cortos o incluso viajes largos. Si este es el caso, seguramente te estarás preguntando con cuánto tiempo de antelación debes comprarlo para poder conservar tus medicamentos.

La respuesta a esta inquietud es sencilla: es necesario comprar el hielo seco en el tiempo más próximo a su utilización. Cuanto más cerca esté el tiempo de compra con el tiempo de uso, más margen tendremos para realizar el viaje o el trayecto necesario con nuestros medicamentos.

En general, se debe comprar el hielo seco el mismo día que se vaya a usar pero si no puedes comprarlo en un tiempo lo suficientemente corto antes de su uso, entonces es recomendable comprar un poco más de cantidad para compensar la sublimación.

Otra duda que también puede surgirte es dónde colocar el medicamento dentro de la caja que contiene el hielo seco para que la conservación sea más eficaz. En este sentido, no hay mucha relevancia en cuanto a la posición más si la tiene la cantidad. Es decir, si la cantidad de hielo seco que hemos comprado es suficiente para cubrir nuestras necesidades, no importa que ubiquemos el medicamento en la parte inferior, superior o lateral de la caja.

También puede que te preguntes cuál es la cantidad de hielo seco que necesitarás para conservar tu medicamento durante tu viaje, ya sea corto o largo. En tal caso, tanto tu médico como los profesionales en donde adquieras tu hielo seco podrán guiarte.

Recuerda que aunque el hielo seco no es tóxico hay que manipularlo en lugares abiertos y bien ventilados y usar siempre guantes para manipularlo.